Kaiser Rustam

Description:

Human Blackguard

Bio:

Kaiser Rustam es descendiente de un largo linaje de mercenarios. Desde corta edad fue expuesto al mundo de contratos a cambio de moneda, y al salvajismo de esa profesión. Sin embargo, este grupo de mercenarios no era una simple banda de asesinos y saqueadores a sueldo, pues tenían un líder noble y virtuoso que seleccionaba con celo a sus empleadores. Este líder tenía un nombre, Caham Rustam, el padre de Kaiser.

Kaiser perdió a su familia en un conflicto rodeado de incertidumbre, luego de que el grupo de mercenarios comandado por su padre fuera prácticamente aniquilado en un contrato peligroso. Los únicos dos sobrevivientes al conflicto fueron su tío Herod y el fiel amigo de su padre Seth.

Herod fue siempre segundo bajo el mando de su hermano. Todos respetaban a Caham y él recibía ese respeto con humildad. Esto irritaba a Herod, que con el tiempo desarrolló odio por su hermano y por consiguiente por su sobrino, Kaiser. Este odio alimentaba a Herod, pero Herod era astuto y convirtió ese odio en proeza en combate, y así ganó el respeto de sus compañeros y más importante aún, de su hermano.

Por otro lado Seth siempre vió una figura ejemplar en Caham, y le sirvió fielmente como guerrero y como amigo. Después de la muerte de Caham, Seth tomó bajo su ala a Kaiser, y le instruyó en el arte de la guerra y la espada, pues veía en Kaiser la viva imágen de su antiguo amigo.

La impaciencia por descubrir las circunstancias de la caída de su familia llevó a Kaiser a dejar la tutela de Seth poco antes de cumplir la mayoría de edad, a pesar de las advertencias de Seth. Desde entonces Kaiser ha llevado la vida de la única manera que conoce: “mi espada por vuestra moneda”.

Después del día del Mourning, Kaiser recorrió Khorvaire, buscando pistas. Este viaje lo llevó a encontrar respuestas en Howling Peaks, pero no respuestas a las preguntas que él tenía. En Howling Peaks, conoció a Daedalus, un paladín caído que había tomado los votos del exilio. Por medio de Daedalus, Kaiser encontró algo que había estado ausente en su vida pero que nunca había notado; los Dioses.

El que pensara que Daedalus era un monje que le rezaba a los dioses en la montaña no hubiera podido estar más alejado de la realidad, pues Daedalus no era ningún monje. Daedalus conocía la oscuridad de los dioses, y el inmenso poder que se podía blandir al entender esa oscuridad. El mundo conocía a los paladines como paragones brillantes que exaltaban ideales nobles como la compasión, la nobleza, el sacrificio y el valor. Estas figuras virtuosas son símbolos para las personas comunes, íconos que inspiran fuerza y coraje para hacer frente a la oscuridad que se esparce. Sin embargo en cada luz, una sombra acecha. El brillo de estos nobles guerreros es igualado por la sombra que se extiende de sus siniestras contrapartes. La luz que había irradiado en vida Cahal, no hacía más que alimentar una sombra que poco a poco se extendía para igualarla…

Kaiser Rustam

Eberron: Prophecy of Dragons The_Professor The_Professor