El Amanecer del Mundo

La Era de los Dragones

En el principio, llamado la Era de los Dragones, tres dragones progenitores pelearon. El orgulloso Siberys fue asesinado por la oscura Khyber, quien a su vez fue sellada por la vibrante Eberron. Los dispersos restos de Siberys, el Dragón Arriba, se convirtieron en el anillo que rodea al mundo. El cuerpo de Eberron, la Dragón en Medio, formó los mares y los continentes. Bajo la superficie, los huesos y la sangre de Khyber, la Dragón Abajo, crearon pasajes laberínticos.

Vida surgió de la sangre derramada de los Dragones en la gran batalla. La sangre de Siberys dió paso a los dragones de la tierra. La sangre de Khyber, rezumando  desde las profundidades del mundo, se convirtió en monstruos y demonios. Estas razas rápidamente continuaron la batalla que sus progenitores habían comenzado. Los hijos de Eberron, aunque más variados y numerosos, se veían impotentes ante el poderío de la descendencia de los otros progenitores.

La Era de los Demonios

Al igual que Khyber triunfó sobre Siberys, los monstruos hicieron retroceder a los dragones, atrapándolos en la tierra de Argonnessen. Aunque las batallas continuaron, se logró un balance de poder; los dragones no podían llevar el conflicto más allá de su continente y los demonios no podían destruirlos por completo. Este punto muerto duró por millones de años y es conocido como la Era de los Demonios.

El mundo cambió cuando los dragones descubrieron lo que llegó a conocerse como la Profecía Dracónica y cuando encontraron aliados – los couatls. Según cuenta la leyenda, estas criaturas celestiales fueron formadas por la sangre pura de Siberys, antes de ser derramada en el mundo. Al igual que los dragones, se habían escondido y temían a los demonios. Juntos, los dragones y los couatls lanzaron una nueva guerra contra los demonios.

Depués de miles de años, la guerra terminó cuando los couatls descubrieron una manera de encarcelar a los demonios más poderosos. Los couatls sacrificarían su espíritu para formar esta prisión. Los dragones lanzaron un último asalto, incurriendo en bajas significativas para mantener a los demonios ocupados mientras los couatls preparaban el ritual de encarcelamiento. Al final los demonios más poderosos fueron encarcelados en las profundidades de la tierra, los couatls fueron exterminados y los dragones restantes se retiraron para recuperarse, y para estudiar los mayores significados de la Profecía.

La Era de los Gigantes

La Era de los Gigantes es la primera era de la historia de Eberron de la cual se puede encontrar evidencia arquelógica importante. Sin embargo, la mayoría de esas ruinas están en el corazón de Xen'drik y son difíciles de explorar.
Los primeros seres mortales en formar civilizaciones fueron los gigantes. Ellos construyeron grandes ciudades en Xen'drik usando su propia fuerza, una legión de esclavos, y magia poderosa. Eventualmente, llegaron a dominar el mundo. Después de decenas de miles de años, la civilización de los gigantes colapsó o fue destruída.

La civilización de los gigantes surgió del caos remanente de la guerra entre los dragones y los demonios. En realidad, los gigantes "dominaron" la tierra porque ninguna entidad más poderosa que ellos les opuso resistencia. Los gigantes se desplazaron más allá de las costas de Xen'drik y montaron puestos en Sarlona y Khorvaire.

El Amanecer del Mundo

Eberron: Prophecy of Dragons The_Professor The_Professor